Musethica, música de cámara en directo para el CEIMJ


Música clásica en directo y muy de cerca, en diálogo con el público. Esta es la propuesta de Musethica, una organización que quiere acercar la música clásica allí donde no es frecuente escucharla, en centros sociales de las comunidades locales en las que celebra sus festivales. Esta intención les ha llevado por tercer año consecutivo al Centro de Educación e Internamiento por Medida Judicial, gestionado por FAIM.

Ocho músicos procedentes de Polonia, Bélgica, Moldavia, Estados Unidos, Israel y España ofrecieron un concierto para los internos; piezas de Mendelssohn con las que unos y otros establecieron un diálogo. Como explica Víctor López, ayudante de producción del III Festival Internacional de Música de Cámara Musethica: “estos conciertos tiene un doble sentido porque los músicos también reciben algo del público, es una relación de feedback: ellos tocan, reciben una reacción y esta les hace tocar mejor. En esto se basa un poco la música de cámara, en compartir impulsos y las reacciones entre músicos o con el público”.

Imagen: Jorge Orte

Lo cierto es que para muchos de los internos, la de Musethica ha sido su primera experiencia con la música clásica en directo y la curiosidad que les despertó la experiencia fue grande: después del concierto se sucedieron las preguntas sobre los instrumentos, la vibración de las cuerdas del violín, las horas de ensayo y la técnica, cómo tocar en grupo o sobre la profundidad de la música. “La música es un mismo idioma, aunque procedamos de países diferentes; la música es el idioma que el alma habla consigo misma, algo profundo”, expresaba uno de los fundadores de Musethica, Avri Levitan.



Durante el año los internos del centro reciben también formación musical dentro de su programa educativo reglado, pero esta es una experiencia diferente; “las reacciones por su parte son muy honestas, los músicos obtienen una respuesta muy emotiva” reconoce Víctor López. Tan honestas que incluso uno de los internos se atrevió a cantar una canción con su guitarra con la ovación del público; un intercambio enriquecedor y nueva experiencia positiva para los adolescentes. Gracias, Musethica!