Estudio del «Perfil del Menor Infractor en Aragón», un trabajo de Olga Centelles

Durante el curso 2014-2015, Olga Centelles colaboró como FAIM como estudiante de Psicología en prácticas al tiempo que hacía lo mismo con su grado de Criminología y Seguridad en el juzgado de Menores de Zaragoza. En este periodo desarrolló su trabajo de fin de Grado en Criminología y Seguridad sobre el Perfil del Menor Infractor en la Comunidad Autónoma de Aragón dentro del Centro de Educación e Internamiento por Medida Judicial.

Como ella explica, «no hay datos en Aragón sobre los que trabajar y parecía que se cumplía un perfil». La muestra sobre la que trabajó fue de 120 internos del centro de Juslibol entre octubre de 2013 a octubre de 2014. «Una de las conclusiones que podemos sacar es que los menores infractores actúan de forma individual más que en pandilla, y este tipo de datos pueden servir para desarrollar un programa de prevención», apunta.

Os dejamos un resumen que ella misma nos ha hecho del estudio.

Hoy en día no existe una definición consensuada del fenómeno de la delincuencia juvenil ya que dicho término se ve influido por el lugar en el que se da. La delincuencia juvenil en España, concretamente, es la producida por un individuo cuya edad oscila entre 14 y 18 años, que ha cometido una (o más) acciones punibles definidas por el código penal o las leyes específicas para menores vigentes en el momento de cometer el delito (Andrés, 2006; Montero 2011; Morant, 2003). En la delincuencia juvenil entran en juego varios factores que ayudan a determinar qué aspectos han llevado o no a la realización de acciones ilícitas.

Los factores protectores (Permanecer en el ámbito educativo, mantener buena relación, al menos, con uno de los progenitores o un adulto de confianza, tener una actitud mental de autosuficiencia y contar con una supervisión parental adecuada) son aquellos que disminuyen la probabilidad de cometer actos delictivos. Mientras que los factores de riesgo (consumo de drogas, problemas familiares, condiciones negativas en el barrio o la relación con otros jóvenes infractores) son aquellos que aumentan la probabilidad de que el menor cometa actos ilícitos. Que un menor cuente con mayor número de factores de riesgo que protectores no es suficiente para que este delinca. Entra entonces en juego la resiliencia.
Este fenómeno es entendido como la capacidad de una persona para hacer frente a las situaciones adversas de la vida, superarlas y salir fortalecida de ellas. En este caso sería la capacidad del menor para no delinquir por muchos factores de riesgo que conformasen su vida o entorno.
Tras una investigación realizada en el Centro de Educación e Internamiento por Medida Judicial de Aragón donde se analizaron las diferentes características de los menores que cumplían medida de internamiento, cual fuese su duración, se ha podido establecer un perfil de estos menores. El perfil que se obtuvo de los menores que cumplen medida de internamiento en la Comunidad Autónoma de Aragón es el siguiente:
El documento completo está disponible en este enlace

Olga Centelles